lunes, 25 de abril de 2016

Amigos y lectores,

A lo largo de la vida del blog me han ido llegando por diversos medios, principalmente e-mail, alguna reflexión o texto para ser publicado en éste sitio. No siempre he podido hacerlo pues su temática y estilo no se decían mucho con lo que deseo transmitir desde aquí: "una suave corriente de palabras donde las emociones y sentimientos encuentren serena expresión..."

En los últimos días me han llegado varios escritos, una especie de prosa poética, (el lector juzgará) que me han tocado el alma, y eso es motivo suficiente -el principal- para publicarlo.
Como suele ser habitual en estos casos el autor/autora, firma con seudónimo y ni yo mismo conozco su identidad. Es lo de menos. Lo importante no es la circunstancia personal, son los sentimientos que transmite y las complejas emociones que parece navegan por su cauce. 

Bajo el título genérico de PESTAÑAS, irán apareciendo los sucesivos envíos. 

Ángel

"No tiembles si me voy.

Con la noche cerrada,

pondré la luna como volcán en erupción

y llorarán

cenizas de estrellas,

que caerán para templar

                            tus sueños


ZAIREMA

                                                 

                                                                           ZAIREMA

Ella era hermosa. Como un alba o una primavera. A veces un crepúsculo, si una sombra le cruzaba los ojos.

Su voz acariciaba la piel del corazón, y las palabras dichas con ternura infinita, ahuyentaban la melancolía que habita los túneles del alma.

Esbelta, fino tallo, dorada espiga que parecía quebrarse, pero siempre vencedora de los áridos vientos.

Su imagen -¡cuántas veces!- regresaba a mi frente y se quedaba allí, tendida y misteriosa. Fue entonces el tiempo de los días azules, y mirar en el cielo brillando las estrellas.

                                                                                                                estrella errante                                                                                                                  

                                                            

                                                            PESTAÑAS

Tal vez el error fue demasiadas  ansias de ternura...  no soportaron las estrellas tanta dulzura y rompimos su anochecer.

                                                                                 
                                                                                                                ZAIREMA



Briznas de colores iluminando la noche,

lenguas de fuego

heladas en el alma.

                                              ZAIREMA




SUEÑOS ROTOS

Hay sueños que nunca

llegan a vivir-se.

Los hay que ni tan solo

llegan a soñarse,

pero los peores

son aquellos,

que sabemos,

que ya nunca se cumplirán.

                                                 ZAIREMA




DESPEDIDA (a Blanca)

Te sostengo la mano, amiga.
Acaricio esa piel, puro dolor,
 que se agarra a los huesos.
Te hablo dulce
mientras apenas oigo tu voz
y humedezco tus labios
con mis lágrimas.
Te acuno en mis brazos, amiga.
Beso tus ojos cerrados
y me escuchas y sonríes llena de dolor;
cierro los míos y aprieto el alma.
Estoy a tu lado en la agonía,
pero no sabes que te vas
y no puedo decirte adiós...

Y te miro ahí, rota, sin aliento,
marchita la belleza de tu rostro,
apagada la luz de tu mirada.
Y el corazón se me agrieta
en latidos asustados
porque me veo a mi...
Sí, amiga mía, 
sé lo que ha de llegar y estaré sola
sin ti que te has adelantado,
sola con mis recuerdos,
con mi desesperanza,
sin labios que besen mis ojos 
ni una mano que apriete la mía,
sin nadie, por no permitir que me vean 
como yo te veo a ti. 

Te miro una vez más mientras te alejas...

Adiós amiga mía:
te sostengo la mano,
te acaricio la piel
y te acuno el alma...

                             ZAIREMA





Treparé  a una nube
para acomodarme en un trocito
suave y blanco de algodón.

Miraré desde ahí mi vida.
Con dulces lágrimas rociaré
los rostros de mi hijos.

Remando al viento
ladearé mi lecho,
para que un hilo de sol
entibie sus almas.

Permaneceré sin dormir
por querer dirigir a sus ojos
un destello de estrella.

Me colocaré delante de la luna
para ver si piadosa
les devuelve mi sombra.
Si el viento sopla
y les lleva mi voz
les cantaré una nana.

Con el amanecer, veré
si algún gorrión aletea
próximo a sus caritas,
y así les asemeje
un roce de mis labios...
               por verlos sonreír.

Y a ti, mi amor,
a ti...
        te esperaré...


                                ZAIREMA


Marzo, 2017





D O L O R

Si viajas por mi piel
no tropieces con tanto dolor.

Pasa rápido por mi rostro.
No resbales con una lágrima
que te hunda en el surco 
de mi cuello.

Desciende con cautela,
ya no hay tersura
sobre las costillas.

No te detengas en mi cintura,
rodeada está de sombras 
de nuevas cicatrices.

No te amarres a mis caderas,
tus dedos no hallarán
la textura del hueso.

Y no sigas ya por mi vientre
vacío y yermo...

Quédate en mi recuerdo anclado,
ahí dueles...
                    pero menos...


                                                    ZAIREMA


Abril, 2017



No hay comentarios:

Publicar un comentario