jueves, 17 de julio de 2014

               TREGUA

...y se hizo el silencio.

Una brisa ligera,

barre el polvo en las calles.

El cielo tiñe azul.

Camina entre ruinas

y de pronto...

aquel temblor del alma,

y la arritmia en el pecho,

porque ella estaba allí,

aún estaba allí, y sonreía..

¡Era tan hermosa!

Como Diosa surgiendo del vientre de la Tierra.

Y extendió, al fin, los brazos.

Antes que todo vuelva:

la oscuridad y el miedo,

y la angustia.

y la muerte...

1 comentario:

  1. Ángel:Una aventura muy fermosa volver a encontrarnos...y he vuelto a tu blog...
    ¡¡Albricias!!Mucha salud y muchas naranjas.
    Te invito a visitar mi publicación pantallil:escribiendo goliardo ceibe,el espía ya te lleva a ella...¡¡Que disfrutes!!
    Saúde.
    Maese Goliardo Ceibe.

    ResponderEliminar